julio18 , 2024
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

¿Conoces la terrorífica leyenda de la Fuente de los Muñecos?

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Relacionados

Andeza, la nueva torre de Grupo JV

Andeza 2719 ya está en pre-venta. La nueva torre...

El rey de la cocina poblana llegó a Casareyna

Casareyna definitivamente es un ícono en la auténtica cocina...

Novapelly, el mejor remedio en Puebla contra la caída de cabello

Uno de los grandes problemas que vivimos actualmente como...

25 Aniversario de DeForest Abogados

García Heres celebró su 25 Aniversario, con una serie...

Inversión y promociones con Grupo JV

Ya sea que busques éxito en tu negocio o...

Compartir

spot_imgspot_img

Ubicada en el Barrio de Xonaca, entre las calles 22 Oriente y 18 Norte, la Fuente de los Muñecos se ha constituido como uno de los elementos más importantes dentro de la urbanidad poblana. Y aunque su simple y hasta simpática forma podría parecer de lo más normal y cotidiana, lo cierto es que la trascendencia de esta construcción no proviene de su forma o diseño. Se origina de forma curiosa en la terrorífica historia que existe dentro de ella. ¿La conoces?  

Una leyenda muy poblana 

Pocos podrían imaginar que detrás de la imagen de dos niños de rostro pálido y sonrisa contenida pudiera existir una de las historias más escalofriantes de la ciudad. Durante sus primeros años, el barrio de Xonaca, localizado a unas calles del Centro Histórico de la ciudad de Puebla, se le conoció como el refugio de la gente adinerada de México. Aquí se solían construir quintas o fincas que servían como casas de descanso para los más ricos. Por esta razón, fue llamado como el barrio de los catrines debido a sus acomodados habitantes. 

Foto: revistaunica.com

En esta misma zona, el ex gobernador de Puebla, Maximiliano Ávila Camacho, hermano del presidente Manuel Ávila Camacho, contaba con una propiedad, la cual era administrada por un hombre que tenía dos hijos. Los pequeños, un niño y una niña, eran bien conocidos y queridos en el barrio y tenían fama de ser muy alegres y amables. 

Un día muy lluvioso, los hermanos salieron de casa rumbo a la escuela. Ambos se protegían de la lluvia con una sombrilla. El niño, al observar la intensidad de la lluvia, abrazó a su hermana para protegerla del agua. Nadie supo lo que pasó después. Los niños desaparecieron de forma inexplicable y las búsquedas por parte de sus padres y los vecinos fueron inútiles. 

Foto: lixalarcon.com

Estatuas que cobran vida 

Aunque algunos afirman que los niños pudieron haber caído a un pozo, no se sabe con exactitud lo que pasó con los pequeños hermanos. La trágica noticia llegó hasta oídos del gobernador quien, conmovido, decidió instalar una fuente y colocar la figura de dos niños que representaran a los desaparecidos. 

Fue así como nació la famosa Fuente de los Muñecos, la cual se compone de un pedestal de azulejos de talavera que sostienen a los hermanos. Esta construcción, además de dar identidad al barrio, se ha convertido en objeto de leyendas e historias de terror. Algunos afirman que durante las noches, las figuras cobran vida y corren por las calles. Otros más, dicen haber escuchado risas y llantos que provienen de la misma fuente. 

Foto: identidadpuebla.com

Algunos lugareños suelen comentar que los zapatos y las rodillas de los muñecos se ven sucias durante las mañanas. Hasta el día de hoy, la Fuente de los Muñecos continúa provocando historias y escenarios de terror que muchos se niegan a creer. 

Dirección: 22 Oriente y 18 Norte, Barrio de Xonaca, Puebla

Foto de portada: elsoldepuebla.com.mx

Continuar leyendo: ¿Qué le sucedió al antiguo río San Francisco?

spot_imgspot_img