diciembre9 , 2022
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Cine Colonial, el rincón “prohibido” de Puebla

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Relacionados

7 cosas que puedes hacer en Puebla esta temporada

Llegó la temporada navideña y en diversas partes del...

Esto debes saber sobre el Pase Turístico para autos foráneos

Con el propósito de mejorar la calidad del aire...

Los mejores consejos para disfrutar de esta temporada sin subir de peso

Todos, o al menos la mayoría, sabemos que diciembre...

Qué hacer en Puebla en Año Nuevo

Aunque para algunos podría parecer tan trivial segmentar nuestra...

Compartir

spot_imgspot_img

En el número 1108 de la Avenida 2 Poniente, entre la 11 y la 13 Sur, yace un lugar muy particular. Se trata de un inmueble que resalta por su sola fachada, el cual es visitado por adultos que buscan “desestrezarse”. ¿Su nombre? ¡El Cine Colonial!, y aunque hoy se ha convertido en un sitio “prohibido”, no siempre fue así.

Foto: propiedad de Giftly

Los comienzos del Cine Colonial

Considerado uno de los edificios más bellos de su época, el Cine Colonial no siempre fue lo que hoy es. De hecho, durante más de 60 años fungió como un cine familiar al que los poblanos acudían cada fin de semana. Películas como “Los diez mandamientos”, “Ben-Hur” o “La Guerra de las Galaxias” fueron proyectadas en este espacio, cuya fachada es icónica.

Con la llegada de los complejos modernos que tienen diez o más salas de proyección, el Cine Colonial fue quedando en el olvido. Y tras ser abandonado por algún tiempo, pronto encontraría una nueva vocación. Fue así que su fachada, caracterizada por sus elegantes rosetones, pronto empezaría a asociarse con el cine para adultos.

Actualmente

Foto: propiedad de Leviatán

Si pasas de día por la calle que alberga al Cine Colonial, te darás cuenta que afuera se encuentra mucha gente esperando. No es que todos quieran entrar a ver una película XXX, sino que curiosamente esta es también una parada de autobús.

Sin embargo, alguno que otro simula esperar su colectivo para luego entrar presuroso al rincón “prohibido” de Puebla. En su mayoría se trata de hombres que buscan “echarse un taco de ojo” con los títulos que se anuncian en la taquilla. Y luego de pagar su entrada, se dan cita en lo que antiguamente fue un verdadero y elegantísimo centro de entretenimiento familiar.

Ya son más de quince años los que el Cine Colonial ha cumplido con su nueva faceta. Con ello, ha permitido que los caballeros –y una que otra parejita– asistan a interesantes proyecciones eróticas.

spot_imgspot_img