enero 20 , 2022
spot_imgspot_img
spot_img

Juan Francisco Agustín Espino Godínez

spot_img
spot_img

Relacionados

Torneo Expo Golf

Expo Golf organizó el magno torneo en el que...

Vuelve a vivir la inauguración de Autoart

Autoart, el evento con los autos más lujosos, preparados...

Los platillos más extraños de la gastronomía poblana

La gastronomía poblana no se compone únicamente de aquellas...

Los mejores celulares del 2022

¿Qué es lo que buscas en un celular? ¿Funcionalidad,...

5 lugares que ayudaron en la formación de Puebla

Como si se tratase de un gran rompecabezas, Puebla...

Compartir

spot_imgspot_img

Edad: 41 años

Se ordenó el 8 de diciembre de 1992.

Orden: De ninguna, soy de la orden fundada por Jesús y los apóstoles, llamada Iglesia Católica, soy Diocesano.

¿Cómo es un día normal en la vida del Padre Espino?

Varía mucho, por ejemplo, todos los días celebro Misa en el Convento de Santa Rosa porque soy el capellán. Celebro Misa de 6.00 a.m. me levanto todos los días a las 5.00 a.m.

A veces tengo clases en el Seminario, doy clases de Inglés en el Curso Introductorio (los más chicos) y de música a los Diáconos (los que se van a ordenar).

Estoy en las Obras Misionales Pontificias, me toca animar a toda la Iglesia de Puebla.

De martes a sábado estoy aquí en la Iglesia de 5.00 a 8.00 p.m. para confesiones, guías espirituales, bendiciones de coches, etc en fin para lo que se ofrezca.

Todos los días celebro Misa en la capilla de Las Animas a las 8.25 a.m.

El resto de las mañanas, lo dedico a oraciones y actividades variadas que tengo y al medio día voy a comer con mi familia o con amigos.

Los domingos celebro la Misa de 1.00 y 8.00 p.m. aquí en la parroquia.

A las 8.00 p.m. todos los días estoy en la Misa de la parroquia, me toca confesar casi siempre, después de esta Misa depende el día pero los martes tengo sesión de los Caballeros de Colón, los jueves tengo un grupo de Biblia muy interesante, pues nos reunimos en diferentes casas y estudiamos el Evangelio del domingo siguiente, mientras cenamos, oramos y convivimos un rato.

Después tengo mi oración personal y a descansar.

La razón y la fe deben ir unidos, en el camino del hombre?

Más nos vale, tenemos que retomar el camino de la verdadera fe. Porque muchas veces dicen “es que yo creo”, o “yo no creo” como si eso fuera la fe, lo que a cada uno se le ocurre. Si Dios lo dijo así es, y si no lo crees, tú te lo pierdes. El primer paso es aceptar lo que Dios dice a través de la Iglesia, y darte cuenta de lo que estás creyendo;  para eso también hay que estudiarlo, saber en lo que estás creyendo. Siempre habrá ese misterio que va mucho más allá de la razón.

La verdad de Dios no depende de ti, sino de Dios.

San Agustín decía “Creo para conocer y conozco para creer”.

No puedo pedir un método científico a la fe.

Mensaje a los jóvenes para que se acerquen más a Dios:

Que despierten!! Como me desespera ver hoy en día gelatinas humanas, todo les duele, todo les da flojera, nada les dice nada, todo lo hacen como borregos por seguir a los demás, y no se dan cuenta de porqué van o si quieren ir. Les diría que sean personas de carácter, que sepan quién son, hacia dónde van y porqué van; que tomen decisiones, si es una mala decisión no importa, ni modo dirán “la regué” y ya, pero que no tomen decisión alguna eso sí es terrible.  El papa Juan Pablo II decía: “¡jóvenes, amen a Cristo, atrévanse a darle la vida!” Yo diría igual.

Mensaje a la familia:

Yo creo que hoy en día hay mucho egoísmo en las familias, ahora dicen los jóvenes: “yo me casé para que me hicieran feliz!”. ¡Momento!, así no es; cuando te casas dices: “yo prometo amarte y respetarte todos los días de mi vida”, y eso siempre es de mí hacia ti. Nunca esperes recibir como condición de dar, tienes que darte y hacer feliz a tu pareja.  Cuando hay un matrimonio unido, existe una familia unida.

Yo siempre suelo decir “Somos manantiales, no somos tinacos”, porque un tinaco lo llenas de afuera, pero un manantial trae agua desde dentro; así somos los seres humanos: tenemos mucho que dar y hay que darlo, no esperar a que alguien te llene, para dar a los demás.

La familia tiene que estar unida, rezar todos juntos, convivir, preocuparse por todos los miembros de la familia y juntos ayudarse y ayudar siempre al prójimo que más lo necesite.

Frase favorita: “Somos manantiales, no somos tinacos”

spot_img
Artículo anteriorJosé Merino Benítez
Artículo siguienteCarlos Balandra Jara