septiembre27 , 2022
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

IESDE te muestra que el futuro del liderazgo es multimodal

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Relacionados

Un clásico del centro de Puebla reabre sus puertas

Tras un periodo de renovación que duró casi tres...

Desayuna en La Cúpula y disfruta de Puebla desde las alturas

Desde las alturas, Puebla se disfruta de una manera...

Mobil GEPI los Héroes rehabilita áreas en San José Chapulco

El pasado 3 de septiembre, Mobil estación GEPI los...

DeForest, el mejor bufete de abogados en Puebla

¿Estás en un problema legal o simplemente buscas asesoría?...

Compartir

spot_imgspot_img

La pandemia aceleró el cambio tanto para las personas como para los equipos de trabajo a una manera primero virtual y ahora más híbrida, es parte presencial y parte virtual.  

El trabajo 100% virtual requiere aprender tareas que descansan mucho en la persona, pero con aprendizaje colectivo y compartiendo esa nueva cultura. Sin embargo, por nuestra propia y larga experiencia de trabajo, esas cosas las hacemos mucho mejor de manera presencial, cara a cara. Así lo acostumbramos en la vida laboral prepandémica. 

Resulta que ahora hay que hacerlo híbrido 

Sí, pero liderar esos equipos híbridos requiere de un nuevo tipo liderazgo, una enorme responsabilidad y reto para los managers: el liderazgo multimodal. 

La naturaleza y la mezcla de las tareas, personas y equipos de trabajo dictan los diferentes modos de cómo operan: el trabajo virtual, a distancia y de forma independiente, requiere mucha disciplina personal, pero a la vez mucha responsabilidad de integración para con quienes trabajamos, el equipo al cual pertenecemos. Así que realizar tareas como reportar, completar tareas administrativas, tomar decisiones por uno mismo, decidir qué información compartir, preparar documentos y hasta hacer análisis financieros o de otro tipo son parte de esa responsabilidad. 

Foto: propiedad de mujeresconsejeras.com

Pero hay ciertas tareas esenciales que requieren que los miembros de un equipo dialoguen cara a cara en aspectos más delicados o en espacios más seguros para discutir temas complejos o difíciles o para integrar temas que se han venido construyendo como elementos sueltos. Algunos ejemplos: resolver problemas complejos, lograr innovaciones, crear una cultura compartida y resolver conflictos. 

Estas tareas siempre son retadoras porque involucran cuatro dimensiones que funcionan mejor en modo presencial, tales como: 

• La colaboración. No sólo se trata de los contenidos y la coordinación, sino del acuerdo y la construcción de un entendimiento común, basado en la relación mutua y la confianza. 

• La innovación que requiere lluvia de ideas, integración de diversos conocimientos y un aprendizaje compartido, para los que la confianza y el tiempo dedicado trabajando juntos son esenciales.   

• Aculturación que requiere períodos de relación cara a cara para desarrollar esa conexión personal y social, reforzar las normas, desarrollar una identidad compartida y el mutuo entendimiento entre los miembros del equipo.   

• Una mayor dedicación que viene de tener un sentido compartido de propósito, sentirse y ser parte de una comunidad y además tener oportunidad de crecer profesionalmente.  

Foto: propiedad de tyt.com

Cuatro Roles Fundamentales 

Para lograr un liderazgo efectivo, los líderes multimodales – dicen los expertos- tienen que aprender a desempeñar cuatro roles fundamentales, para gestionar estos equipos híbridos: 

  1. Ser conductor o director de orquesta. Quien se asegura de hacer planes, poner objetivos y metas, compartir información, tomar decisiones y dar seguimiento de manera armónica, manteniendo la motivación, la confianza y el compromiso de todos los miembros del equipo.  
  1. Ser catalizador. Un líder que estimula la colaboración fomenta la creatividad y la dedicación al equipo y a la empresa. 
  1. Ser coach que acompaña a los diferentes miembros del equipo ayudando a cada persona a lograr su máximo rendimiento y atendiendo a sus necesidades personales. Esta parte requiere de mucha inteligencia emocional, un balance entre empatía y exigencia del desempeño de los miembros del equipo. 
  1. Ser campeón tiene que ver con asegurarse que los recursos y necesidades del equipo en su conjunto, se consigan y se concreten. Aquí las competencias de negociación, influencia, ejercicio de la autoridad y la construcción de alianzas son fundamentales.  
Foto: propiedad de valuexperience.com

Concluyendo: La necesidad de operar con equipos híbridos hace indispensable el cultivar estas competencias y habilidades para liderarlos con eficacia y conseguir resultados jugando esos cuatro roles fundamentales. Acércate al IESDE School of Management donde podemos ayudarte a desarrollarlas.  

Si de por sí liderar y liderar bien, es una tarea multifacética, ahora se vuelve verdaderamente poliédrica, compleja y multimodal. Sin duda, hay que aplicarse a desarrollar como director, como líder, esos cuatro roles importantísimos para lograrlo.  

IESDE: Calle 15 Norte 1-A, Centro Histórico, Puebla, Puebla
Teléfono: 222 246 4639
Web: IESDE School of Management

iesde

Continuar leyendo: 5 tendencias para entender el trabajo híbrido que IESDE te comparte

Foto de portada: propiedad de conhectores.com

spot_imgspot_img