mayo21 , 2024
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Hueso y Tuzito, los lomitos que trabajan en la DASU de la BUAP

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Relacionados

Novapelly, el mejor remedio en Puebla contra la caída de cabello

Uno de los grandes problemas que vivimos actualmente como...

25 Aniversario de DeForest Abogados

García Heres celebró su 25 Aniversario, con una serie...

Inversión y promociones con Grupo JV

Ya sea que busques éxito en tu negocio o...

Inicia el 2024 viajando con Grupo JV

Para los propósitos de año nuevo, viajar y tener...

La Cúpula te invita a su cena de Año Nuevo

Las mejores vistas del Centro Histórico de Puebla están...

Compartir

spot_imgspot_img

El andar de Hueso y Tuzito por este mundo los llevó a las instalaciones de Ciudad Universitaria de la BUAP. Aparecieron durante una jornada de vacunación contra Covid-19 y ya nunca se fueron. Encontraron un hogar y a una comunidad que los abraza y procura.

Hueso y Tuzito son dos perritos mestizos de aproximadamente 4 años de edad que ahora forman parte de la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria. Así como lo lees, estos lomitos se encargan de vigilar la zona y velar por la seguridad de los estudiantes.

Ambos perritos utilizan tiernos chalecos con los logos de K9, los cuales identifican a aquellos que se capacitan especialmente para tareas de seguridad.

Hueso y Tuzito llegaron a la máxima casa de estudio en diciembre de 2021, durante una jornada de vacunación en Ciudad Universitaria. Caminaron entre los doctores y al final del día nunca se fueron. Fue entonces que la comunidad universitaria decidió adoptarlos, pues no pasó mucho tiempo para que estos canes se ganaran el corazón de todos.

Ahora ambos tienen el deber de recorrer el campus y vigilar que todo esté en orden. Aunque también, durante su jornada de trabajo, tienen sus ratos de ocio que aprovechan bien para recibir caricias y amor de los estudiantes.

No hay duda de que son los integrantes más queridos y consentidos de la DASU. Son muy cariñosos, tiernos y fieles, por eso no les costó nada ganarse el corazón de toda la comunidad universitaria.

Continúa leyendo: Conoce a Carolino, el perrito vigilante de la BUAP

spot_imgspot_img