agosto 13 , 2022
spot_img
spot_imgspot_img

¿Conoces la Casa del que mató al animal?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Relacionados

Ya viene el Duatlón de San Andrés Cholula

La historia del Duatlón de San Andrés Cholula continúa...

Ex Convento de Santiago Apóstol, la joya de Tecali

Tecali de Herrera es un pueblo de origen prehispánico...

Qué son y para qué sirven los registros akáshicos

Seguramente alguna vez te has preguntado por qué eres...

San Cristóbal Polaxtla, tesoro de San Martín Texmelucan

En el municipio de San Martín Texmelucan, a pie...

Esta temporada tienes que visitar Donato Cammarano

Donato Cammarano es uno de los restaurantes con más...

Compartir

spot_img

Entre las calles y casonas coloniales del Centro Histórico de Puebla habitan leyendas e historias fantásticas que enriquen de identidad a esta bella ciudad. Uno de estos inmuebles, tocados por lo paranormal, es la Casa del que mató al animal. Un edificio de bella arquitectura que guarda una historia realmente fabulosa.

La Casa del que mató al animal es una casona del siglo XVI, ubicada a un costado del zócalo de Puebla. Exactamente, se ubica en el número 201 de la calle 3 Oriente. Actualmente, este edificio pertenece al periódico El Sol de Puebla.

Lo más destacado del inmueble es la puerta de acceso, que se compone de dos jambas amplias rematadas por un dintel en estilo plateresco. Los motivos de las jambas son escenas de cacería, en las que aparecen caballeros que sostienen perros.La composición sugiere que los relieves son una copia de tapices franceses o flamencos de la segunda mitad del siglo XV.

La leyenda de la Casa del que mató al animal

Foto propiedad de wikipedia

Antiguamante, la Casa del que mató al animal era propiedad del señor Pedro Carvajal, un hombre de gran riqueza. Sin embargo, a pesar de sus lujosas posesiones, su bien más preciado eran sus hijos. Fernando, de 6 años, y Teodora, de 15, quienes no tenían madre, pues había muerto a causa de la neumonía.

La vida en la ciudad de Puebla era tranquila hasta que, un día, comenzó a circular el rumor de que en las calles rondaba un animal que paralizaba a la gente para después devorarla. Algunos decían que era una serpiente, otros que era un coyote giganta. Lo cierto, era que los poblanos de aquel entonces estaban aterrorizados.

Una noche, el monstruo se desplazó hasta la casa de Don Pedro y devoró al pequeño Fernando. Esto causó la ira del padre, quien ofreció como recompensa la mano de su bella hija a quien dira muerte a la bestia.

Muchos lo intentaron, pero murieron en el intento. Fue entonces cuando apareció el enamorado secreto de Teodora, un soldado que logró cortarle la cabeza al monstruo para llevársela a Don Pedro.

El joven fue nombrado noble por el mismo Virrey de la Nueva España gracias a su acto de valentía. Don Pedro le concedió la mano de su hija y la ciudad pudo descansar tranquila otra vez.

Don Pedro también le obsequió su vivienda al valiente joven, en cuyo marco de acceso mandó a tallar en piedra la hazaña. Tras los hechos, el edificio obtuvo el nombre de «La Casa del que mató al animal».

Foto principal propiedad de Esteban González

Continúa leyendo: Conoce el maravillos Museo de los Ferrocarriles

spot_img
spot_imgspot_img