mayo 21 , 2024
spot_img
spot_img

Los secretos de la Capilla Enterrada en Zapotitlán

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Relacionados

Novapelly, el mejor remedio en Puebla contra la caída de cabello

Uno de los grandes problemas que vivimos actualmente como...

25 Aniversario de DeForest Abogados

García Heres celebró su 25 Aniversario, con una serie...

Inversión y promociones con Grupo JV

Ya sea que busques éxito en tu negocio o...

Inicia el 2024 viajando con Grupo JV

Para los propósitos de año nuevo, viajar y tener...

La Cúpula te invita a su cena de Año Nuevo

Las mejores vistas del Centro Histórico de Puebla están...

Compartir

spot_imgspot_img

En las faldas de un cerro, cerca de los vestigios del «camino real» por donde pasaban los arrieros de la Mixteca poblana hace algunos siglos, se encuentra la Capilla Enterrada. Se trata de uno de los recintos religiosos más antiguos de Puebla y se localiza en terrenos de Zapotitlán Salinas, dentro de una cueva.

La Capilla Enterrada de Zapotitlán es una construcción de historia incierta que mezcla rasgos prehispánicos con coloniales. De acuerdo con especialistas, por la estructura y pinturas de su interior, se presume que este inmueble se construyó en el siglo XVI. Sin embargo, en algunos de sus cuartos hay pinturas con características prehispánicas.

La cueva fue uno de los primeros lugares de evangelización de la Mixteca poblana. El altar principal está pegado a la pared, con el fin de que sacerdotes y feligreses pudieran ver de frente las imágenes religiosas.

Estas pinturas se hicieron a mano, directamente en los muros, en lo que sería el altar. Se puede apreciar a Jesús rodeado de ángeles y solo quedan huellas de un hueco donde pudo haber estado una cruz gigante de piedra. Otros especialistas creen que también se puede ver la figura de Judas, debido a que hay un personaje con las manos llenas de monedas.

En otra de las pinturas de la Capilla Enterrada se puede ver lo que serían las ánimas del purgatorio, que son cuerpos humanos en el fuego.

Para la elaboración de estas obras, los artistas ocuparon colorantes de vegetales como el nopal, tunas, cactus, palos, piedras, entre otros materiales típicos de la región.

De acuerdo con los pobladores de la región, la capilla fue saqueada por extranjeros que se llevaron la mayoría de las pinturas que estaban en los muros. Como evidencia se tienen los cortes en la pared. Asimismo, la naturaleza ganó terreno con los años y provocó daños en los muros y sus pinturas.

La capilla se ubica en una zona natural protegida que corresponde a la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán. Tan solo para la restauración de sus pinturas se requieren de 4 millones 500 mil pesos.

A pesar de que la primera etapa del rescate de esta iglesia histórica ya terminó, los trabajos de restauración todavía no concluyen. El recurso que hasta ahora se ha empleado es producto principalmente de donaciones de la sociedad civil. Si te interesa sumarte a este proyecto puedes comunicarte al correo yorestauropatrimonio@gmail.com

Foto principal propiedad de Hugo Contreras

Continúa leyendo: La tradición salinera de Zapotitlán Salinas

spot_img
spot_imgspot_img