mayo 21 , 2024
spot_img
spot_img

Parque de las Ninfas, un rincón poblano escondido

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Relacionados

Novapelly, el mejor remedio en Puebla contra la caída de cabello

Uno de los grandes problemas que vivimos actualmente como...

25 Aniversario de DeForest Abogados

García Heres celebró su 25 Aniversario, con una serie...

Inversión y promociones con Grupo JV

Ya sea que busques éxito en tu negocio o...

Inicia el 2024 viajando con Grupo JV

Para los propósitos de año nuevo, viajar y tener...

La Cúpula te invita a su cena de Año Nuevo

Las mejores vistas del Centro Histórico de Puebla están...

Compartir

spot_imgspot_img

En las entrañas de la ciudad de Puebla, justo en los linderos de la colonia Los Volcanes y el barrio de Santiago, existe un rincón arbolado con unas guardianas muy peculiares. Son cinco bellas féminas que bailan y entonan cánticos hipnóticos para los soñadores. Sí, este lugar está en la Angelópolis y se llama Parque de las Ninfas.

La historia de este punto de reunión para los poblanos se remonta hasta los años sesenta, cuando en esta zona existió una enorme escuela llamada Aquiles Serdán. Tristemente, esa escuela se derrumbó por la necesidad de movilidad en la ciudad y su campo beisbolero terminó por convertirse en un parque público.

A principios de la década de los noventa se eligió llamar a este nuevo espacio “El Parque de las Ninfas”. Para ello, se instalaron en su parte central cinco bellas esculturas femeninas que representan a las famosas figuras de la mitología griega. Los relatos dicen que las ninfas son hijas de Zeus y pertenecen a los órdenes de la naturaleza: el mar, la tierra, los árboles, el bosque y la pradera.

Parque de las Ninfas, punto de encuentro y esparcimiento

Hoy en día, el Parque de las Ninfas es un punto de encuentro y esparcimiento que enmarca grandes recuerdos. Hogar de aves e insectos, en un hábitat que no restringe el paso a las parejas de enamorados y a las familias enteras que platican, juegan y conviven en armonía.

A su alrededor hay estructuras piramidales que permiten subir y bajar en medio de los árboles, entre caminos que por momento parecen laberintos. En el centro, una fuente sostiene de pie a una de las maravillosas ninfas.

Si en algún momento deseas buscar relajamiento y tranquilidad, dirígete a este parque que se ubica en la 17 Sur, entre la 23 y la 25 Poniente. Aprovecha este bosque urbano y disfruta de un paseo hipnótico entre bellas damas de bronce.

Continúa leyendo: La entrañable historia de la Casa del Perro en Puebla

spot_img
spot_imgspot_img