mayo 21 , 2024
spot_img
spot_img

Panteón Municipal: joya histórica poblana

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Relacionados

Novapelly, el mejor remedio en Puebla contra la caída de cabello

Uno de los grandes problemas que vivimos actualmente como...

25 Aniversario de DeForest Abogados

García Heres celebró su 25 Aniversario, con una serie...

Inversión y promociones con Grupo JV

Ya sea que busques éxito en tu negocio o...

Inicia el 2024 viajando con Grupo JV

Para los propósitos de año nuevo, viajar y tener...

La Cúpula te invita a su cena de Año Nuevo

Las mejores vistas del Centro Histórico de Puebla están...

Compartir

spot_imgspot_img

Ante la urgente necesidad de construir un campo santo en la ciudad de Puebla, a finales del siglo XIX se puso en operación el Panteón Municipal. Dicho proyecto se materializó sobre los terrenos del antiguo Rancho de Azul y cuando se inauguró, los demás cementerios quedaron clausurados.

Actualmente, el Panteón Municipal es un lugar histórico de Puebla. Son muchas las historias que se cuentan sobre él, incluso casos sobrenaturales y leyendas. Se ubica en la calle 37 Poniente y 11 Sur, en la colonia Gabriel Pastor. Es imposible que pase desapercibido gracias a su bella arquitectura del siglo XIX, catalogada como monumento histórico.

Este cementerio alberga más de 33 mil tumbas. De todas ellas, 300 están catalogadas como monumentos históricos por el INAH. Asimismo, en este camposanto hay algunos personajes importantes que aquí descansan, como los hermanos Serdán, miembros de la familia Bello y Juan Crisóstomo Bonilla.

Una niña, de nombre María Merced Huerta, fue la primera persona enterrada en el Panteón Municipal de Puebla. La menor murió en un incendio el 5 de mayo de 1880 y sus restos descansan en la calzada central del panteón desde hace más de 100 años. Un año después, se enterró a la segunda persona, en abril de 1881. En esta ocasión de trató de una señora de nombre Josefa López, quien murió a los 45 años de edad.

Historiadores comentan que la dilatación entre estos entierros se debió a las costumbres de la época. En aquel entonces, los panteones estaban en las iglesias, porque se creía que los muertos debían descansas cerca de terrenos consagrados. Sin embargo, estos camposantos trajeron problemas de salubridad e higiene con el paso del tiempo.

Los camposantos de San Francisco, San Roque, San Antonio y El Carmen dejaron de operar cuando se construyó el Panteón Municipal. Así comenzó la historia de uno de los puntos más conocidos de la Angelópolis; de gran belleza arquitectónica, histórico y también de muchas anécdotas.

Foto principal propiedad de Ivan Estan

Continúa leyendo: Los secretos de la Capilla Enterrada en Zapotitlán

spot_img
spot_imgspot_img