mayo 21 , 2024
spot_img
spot_img

Antiguo Círculo Español: el edificio “musulmán” de Puebla

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Relacionados

Novapelly, el mejor remedio en Puebla contra la caída de cabello

Uno de los grandes problemas que vivimos actualmente como...

25 Aniversario de DeForest Abogados

García Heres celebró su 25 Aniversario, con una serie...

Inversión y promociones con Grupo JV

Ya sea que busques éxito en tu negocio o...

Inicia el 2024 viajando con Grupo JV

Para los propósitos de año nuevo, viajar y tener...

La Cúpula te invita a su cena de Año Nuevo

Las mejores vistas del Centro Histórico de Puebla están...

Compartir

spot_imgspot_img

¿Sabías que hay un edificio “musulmán” en pleno Centro Histórico de Puebla? Además de la clásica arquitectura de estilo barroco y art nouveau que distingue a los inmuebles más icónicos de este lugar, también hay uno con características propias de medios oriente. Nos referimos al antiguo Círculo español o dorado.

El Antiguo Círculo Español se encuentra sobre la actual avenida Reforma esquina con calle 5 de Mayo. Destaca sobre las otras construcciones que lo rodean por su espectacular cúpula bulbosa o acebollada, que algunos llaman equivocadamente minarete.

Es cierto que este elemento es propio de la arquitectura musulmana y bizantina, sin embargo, nada tiene que ver con la religión del islam. La única función que este tiene en Puebla es la de un mirador esquinado.

Este edificio se construyó a finales del siglo XIX por orden de un empresario asturiano de nombre Ángel Díaz Rubín. De acuerdo con historiadores, este hombre pertenecía a un grupo de extranjeros que llegaron a México poco antes del régimen de Porfirio Díaz y durante años controlaron las fuentes de créditos.

Ángel Díaz se hizo del ingenio de Atencingo y de una fábrica textil que llamó La Covadonga. Llegó a Puebla en 1894 y habitó aquí hasta su muerte en 1913.

Sobre el Antiguo Círculo Español cabe decir que todavía conserva un tono rosa tenue. Sus ventanas son de madera y los vidrios están cubiertos, por lo que no se puede observar que hay detrás de ellas. Los balcones casi no se abren o por lo menos no se ve que alguien salga de vez en cuando a observar el ir y venir de la ciudad.

Durante mucho tiempo este edificio albergó en sus locales comerciales a tiendas de ropa como La Palestina y La Iberia. Hoy es casa de otra marca de prendas mexicana muy famosa entre los jóvenes.

Continúa leyendo: El Cristo de la Romero Vargas, un guardián muy peculiar

spot_img
spot_imgspot_img